Grandes historias contadas con cuatro pinceladas

Grandes historias contadas con cuatro pinceladas

La acuarela me atrapó por su inmediatez, su transparencia, su luminosidad y las posibilidades expresivas que el agua y el pigmento nos proporcionan para crear infinidad de atmósferas y texturas.

La acuarela es, quizás, la técnica más idónea para representar cualquier motivo desde la sugerencia, la síntesis y la simplificación, eliminando los detalles e intentando quedarnos con la esencia de lo que queremos representar.

Me emocionan esas acuarelas que, con unas pocas pinceladas, nos sugieren grandes historias.